Un hispano buscará lazos internacionales como líder de la Sociedad Química de EE.UU.

Fotografía fechada el 1 de junio de 2018, y cedida por la la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), que muestra al científico y profesor Luis Echegoyen, mientras posa en su oficina en la sede de la institución académica en El Paso, Texas (EE.UU.). EFE/Ivan Pierre Aguirre/Cortesía UTEP Communications

Austin (EEUU), 8 nov (EFE).- Luis Echegoyen, científico y profesor de la Universidad de Texas en El Paso, recién elegido presidente de la Sociedad Estadounidense de Química (ACS, en inglés), aseguró hoy que desde ese cargo se implicará especialmente en fortalecer los vínculos internacionales entre investigadores.

El nuevo presidente de ACS, nacido en Cuba pero con ciudadanía estadounidense, fue nombrado en ese puesto el pasado viernes con los votos de la mayoría de los miembros de esta organización, que cuenta con 160.000 inscritos en más 130 países del mundo.

Su nombramiento supone un hito para la ciencia hispana y un ejemplo de que “la comunidad latina está desarrollando un papel importante en todos los ámbitos de la sociedad”, dijo.

“Creo que la comunidad hispana está muy arraigada -en Estados Unidos-, sigue creciendo en término de población. Por eso, la representación en cargos destacados tiene que aumentar, no solo en ciencia, sino en todos los campos”, valoró Echegoyen en una entrevista con la Agencia Efe.

El científico estudió la carrera de Química en la Universidad de Puerto Rico, desde donde dio el salto profesional a Miami (Florida, EE.UU.), aunque como él mismo reconoce, sus “inquietudes” le han llevado a aceptar retos en diferentes partes del país y del mundo.

Tras trabajar tres años en el sector de la industria química, regresó a la Universidad de Puerto Rico como docente; después, aceptó un proyecto Washington que le sirvió como plataforma para entrar en la Universidad de Miami, donde estuvo 19 años.

En todo ese tiempo, el científico hispano se tomó un período sabático que aprovechó para viajar a Estrasburgo (Francia) y trabajar junto al premio Nobel de Química de 1987, Jean-Marie Lehn.

En la actualidad, en su puesto en la Universidad de Texas se dedica a la investigación pura, sobre todo ciencia fundamental que, con buen sentido del humor, reconoce que “no sirve para nada” de forma inmediata.

“Hablamos de ciencia fundamental que trata de explicar la forma de los enlaces entre átomos y cómo funcionan entre sí, es una variante de la química básica en la naturaleza para aplicarla en el futuro”, añadió.

Además, explica que junto a su equipo de trabajo tienen otros dos programas “con mayor aplicación”, con los que preparan compuestos “únicos”.

El profesor aseguró que esta rama refleja “la belleza de la investigación”, que consiste en buscar elementos “que no han sido hechos ni por la naturaleza ni por el ser humano”.

Entre sus proyectos está la idea de evolucionar las células fotovoltaicas, con el objetivo de reemplazar los panales solares de silicio, que “son muy caros y pesados”, e incrustar estos nuevos receptores de energía en dispositivos más ligeros y con menor impacto ambiental.

Echegoyen estará como presidente de la ACS durante un mandato de tres años. El primero es “para orientarse en términos de los programas que quiere desarrollar”; a continuación en su segundo año pone en marcha sus medidas y ya en el último se prepara para dejar el testigo al próximo candidato.

En su gestión al frente de la organización, junto al refuerzo internacional, el científico hispano buscará conseguir más fondos destinados a la investigación, estrechar la relación entre la industria química y el ámbito académico, y derivado de todo ello, “mejorar la calidad de vida y las carreras de todos sus compañeros de profesión”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion