Trump da por cerrada la campaña demócrata para someterle a un juicio político

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (c), saluda a los medios tras una reunión celebrada este martes en el Capitolio, en Washington (Estados Unidos). EFE

Washington, 26 mar (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, opinó este martes que la oposición demócrata ya no está pensando en iniciar un juicio político en su contra, porque las conclusiones preliminares del informe sobre la «trama rusa» apuntan a que no hubo coordinación entre Rusia y su campaña electoral en 2016.

«No creo que estén hablando de un juicio político», dijo Trump a los periodistas en el Senado, al ser preguntado sobre aquellos demócratas que aún piden abrir un proceso para destituirle.

La publicación el domingo de un sumario del informe del fiscal especial Robert Mueller ha rebajado las opciones de que Trump atraviese un juicio político, según los analistas, porque la información disponible apunta a que no hay pruebas de colaboración con Rusia y no está claro si el presidente obstruyó la Justicia.

Sin embargo, al menos dos congresistas demócratas, Rashida Tlaib y Al Green, aseguraron el lunes que todavía quieren iniciar un proceso para destituir al presidente, y la primera afirmó este lunes a la revista Politico que planea presentar próximamente una resolución sobre ese tema.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ya se pronunció en contra de la posibilidad de un juicio político antes de que Mueller cerrara su investigación, y algunos progresistas que habían respaldado ese proceso han reconocido ahora que es muy improbable.

Trump proclamó hoy martes que el informe de Mueller «es genial», a pesar de que se pasó casi dos años arremetiendo contra el fiscal especial.

«(El informe) no podría haber sido mejor. Dijo: ‘No hubo obstrucción, no hubo coordinación’. No podría haber sido mejor», subrayó.

El mandatario criticó de nuevo a quienes promovieron la investigación hace más de dos años, y afirmó que los demócratas «y otros crearon un fraude en nuestro país, con esta ridícula caza de brujas en la que se demostró, muy rotundamente, que no hubo coordinación ni obstrucción».

Opinó que esa campaña en su contra «llegó a niveles muy altos» en el Gobierno, e insinuó que incluso podría haber implicado al entorno del expresidente Barack Obama (2009-2017), que estaba en el poder en 2016, cuando el FBI comenzó a investigar la presunta injerencia rusa en las elecciones de ese año.

«No quiero responder eso, pero creo que usted conoce la respuesta», replicó Trump al ser preguntado por el entorno de Obama.

«Creo que lo que ocurrió es una vergüenza. No creo que nuestro país deba permitir que esto vuelva a ocurrir de nuevo, jamás. Esto no volverá a ocurrir nunca. Empezó en un nivel bastante bajo, pero con instrucciones desde arriba», agregó.

La oposición demócrata ha pedido al fiscal general de EE.UU., William Barr, que entregue al Congreso el informe de Mueller completo antes del próximo 2 de abril, y también insisten en que se haga público de forma íntegra, para que no queden dudas sobre las conclusiones de la investigación.