Salpican a una empresa española con el envío de mensajes pro Bolsonaro en campaña

En la imagen, el presidente de Brasil, Jair Bolsonao. EFE/Archivo

Río de Janeiro, 18 jun (EFE).- Empresas brasileñas contrataron a una compañía española para difundir mensajes en masa a favor del ultraderechista Jair Bolsonaro, entonces candidato a la Presidencia de Brasil, según unas conversaciones privadas reveladas este martes en el periódico «Folha de Sao Paulo».

En las conversaciones, el español Luis Novoa, dueño de la firma Enviawhatsapps, asegura que «empresas, carnicerías, lavadoras de automóviles y fábricas» compraron los servicios de la compañía para enviar mensajes masivos a favor de Bolsonaro, durante la campaña presidencial de 2018.

Según el artículo, Novoa supuestamente desconocía que a través de los servicios de su compañía se estuvieran difundiendo mensajes en la campaña electoral a la Presidencia de Brasil y solo percibió que eso estaba ocurriendo cuando la compañía Whatsapp, argumentando mal uso de sus servicios, cortó las líneas telefónicas de su empresa.

Las reglas de la compañía Whatsapp prohíben el uso de la plataforma para el envío de mensajes masivos.

«Ellos contrataban el software por nuestro sitio (en internet), hacíamos la instalación y listo (…) Como eran empresas, lo encontramos normal, tenemos muchas empresas» que hacen mercadotecnia comercial por WhatsApp, afirma Novoa en las conversaciones que fueron grabadas durante un encuentro en España con empresarios, según Folha.

«Pero ahí empezaron a cortar nuestras líneas, fuimos a mirar y nos dimos cuenta de que todas esas contrataciones, el 80 %, el 90 %, estaban haciendo campaña política», agrega el empresario

De acuerdo con el diario, en las conversaciones alguien le pregunta a Novoa si se trataba de campaña para algún partido, a lo que el empresario contestó: «eran campañas para Bolsonaro».

Sobre el tema, el presidente Bolsonaro señaló este martes que si bien hubo envío de mensajes favorables a su candidatura, también hubo en contra.

«Tuve millones de mensajes a favor de mi campaña, y tal vez algunos millones en contra también», afirmó el mandatario.

El ultraderechista, sin referirse a alguien en específico, señaló que con el artículo publicado «están queriendo inventar un crimen de odio», y culpó a la izquierda brasileña de ser la promotora.

Al ser consultada sobre el caso, la Presidencia de Brasil no quiso pronunciarse, según el diario.

La legislación brasileña señala que la divulgación de mensajes de contenido electoral a través de las redes sociales solo puede ser contratada directamente por las campañas oficiales.

Además, prohíbe el uso de herramientas de automatización, como el software de difusión masiva que vende para tal fin Novoa a través de su empresa.

Las donaciones de empresas privadas a campañas electorales, y las donaciones no declaradas de personas naturales, también están prohibidas por la ley en Brasil.

Bolsonaro asumió la Presidencia de Brasil el 1 de enero tras ganar con un 55 % de los votos frente a Fernando Haddad, sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

La campaña a la Presidencia de Brasil estuvo marcada por la diseminación de miles de «noticias falsas» que circularon principalmente a través de Whatsapp.

El Tribunal Superior Electoral y la Policía Federal abrieron sendas investigaciones para investigar este fenómeno y principalmente para saber si por detrás del bombardeo masivo de mensajes «mentirosos» contra Haddad y el PT estaban empresarios ligados a Bolsonaro.

Esas denuncias surgieron a raíz de un reportaje del diario Folha de Sao Paulo, en el cual afirmó que diversas empresas pactaron para divulgar «en masa» mensajes «mentirosos» por Whatsapp contra el PT y su candidato, con objeto de favorecer a Bolsonaro.

No obstante, días después, el portal UOL reveló que el PT también había utilizado mensajes masivos en contra del ultraderechista.