Recta final de las maniobras militares rusas con desembarco cerca Corea del Norte

Un vehículo antimisiles del Ejército ruso participa esta semana en las maniobras militares “Vostok-2018”, las mayores que realiza el país en casi 40 años. EFE

Polígono de Klerk (Rusia), 15 sep (EFE).- El Ejército ruso entró hoy en la recta final de las mayores maniobras de su historia con el desembarco de sus marines en una playa cercana a la frontera con Corea del Norte.

El general Dmitri Kovalenko explicó a la prensa reunida en el polígono militar de Klerk que el objetivo del ejercicio era rechazar la incursión de una fuerza enemiga en la costa rusa.

Participaron en el ejercicio el buque de desembarco “Oslabia”, que llevó a la costa a varios tanques; cazas Su-25; helicópteros de asalto y piezas de artillería de distinto calibre.

También tuvieron su parte de protagonismo los infantes de marina, que en número de más de 200 lograron neutralizar la hipotética invasión con la ayuda de blindados, morteros y lanzagranadas.

El coronel de infantería de marina Mijaíl Gudkov dijo a la prensa que “son unas maniobras absolutamente defensivas, pues se trata de un ejercicio para repeler una invasión enemiga”.

El “campo de batalla”, al que se llega desde Vladivostok, el puerto ruso más importante en el Pacífico, se encuentra a unos 100 kilómetros de Corea del Norte.

En el pasado, Pionyang ha criticado con dureza las maniobras conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos, que considera una amenaza directa para su seguridad.

Pero el régimen comunista no ha expresado inquietud por los ejercicios protagonizados por dos de sus aliados, China y Rusia, que protagonizaron los juegos de guerra tanto en tierra como en los mares de Béring, Ojotsk y Japón.

Precisamente, los presidentes ruso, Vladímir Putin, y chino, Xi Jinping, abordaron este miércoles en Vladivostok la crisis nuclear coreana, cuyo arreglo está estancado desde hace años por los ensayos nucleares y con misiles de Pionyang.

Los dos mandatarios exigieron garantías internacionales de seguridad para Corea del Norte a cambio de su desnuclearización, pero al mismo tiempo instaron al régimen de Piongyang a aprovechar las oportunidades que brindan las negociaciones con Estados Unidos y los pasos de distensión con Corea del Sur.

“China y Rusia tenemos una hoja de ruta: promover la desnuclearización pero al mismo tiempo tenemos que ofrecer garantías para preservar la paz en la península. Una sola nación no puede ofrecer tales garantías y necesitamos el esfuerzo de la comunidad internacional”, recalcó Xi.

Putin invitó al gigante asiático a participar en las maniobras “Vostok 2018” en lo que muchos expertos han interpretado como el primer paso de una alianza militar para garantizar la estabilidad de Eurasia.

En cambio, el jefe del Pentágono, Jim Mattis, descartó que dicha alianza tenga posibilidades de prosperar.

Oficiales del Ejercito Popular de Liberación chino, que aportó más de 3.000 militares, aeronaves y carros de combate a las maniobras “Vostok-2018”, presenciaron desde el puesto de mando los ejercicios de este sábado.

En todo momento Rusia ha insistido en que las mayores maniobras militares que realiza el país desde los tiempos de la Guerra Fría y en momentos de graves tensiones con Occidente no supone una amenaza para otros países.

“Rusia es un Estado amante de la paz. No tenemos ni podemos tener planes agresivos. Nuestra política exterior apunta a la cooperación constructiva con todos los países interesados en ella”, dijo este jueves Putin al saludar a los 87 observadores de 57 países invitados a las maniobras.

A mismo tiempo, el jefe del Kremlin recalcó que el Ejército ruso debe estar preparado para defender la soberanía y los intereses nacionales del país y, si es necesario, apoyar a sus aliados.

Putin, que presenció los mayores ejercicios de “Vostok-2018”, realizados en el polígono Tsugol, en la región de Zabaikal, felicitó a los militares por haber cumplido en un “alto nivel” la misiones que se les encomendaron.

Destacó que por primera vez las Fuerzas Armadas de la Rusia “se han sometido a un examen tan difícil”, en alusión a la magnitud de las maniobras en las que participan cerca de 300.000 militares, más de un millar de aeronaves, decenas de buques y hasta 36.000 carros blindados, y que concluirán el próximo lunes.

“Vamos a continuar fortaleciendo nuestras Fuerzas Armadas, pertrechándolas con armas y equipos de última generación”, prometió Putin.