M5S y LN acuerdan primer ministro y gobierno, que anunciarán a Mattarella

El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini. EFE/Archivo

Roma, 20 may (EFE).- Los partidos italianos Movimiento 5 Estrellas (M5S) y Liga Norte (LN) lograron hoy un acuerdo sobre el nombre del futuro primer ministro y su Gobierno, del que prevén informar mañana al jefe del Estado, Sergio Mattarella, anunciaron los líderes de ambas formaciones.

Los dos partidos se reunieron esta mañana en un lugar sin especificar, buscando la calma que se requería para resolver el último escollo en la formación de su Gobierno conjunto: consensuar una propuesta de primer ministro y su gabinete.

El encuentro surtió efecto y Salvini apareció en la localidad de Fiumicino (cerca de Roma), se subió en un taburete y, altavoz en mano, anunció: “Hemos terminado el trabajo sobre el candidato a primer ministro y su equipo de ministros”, lo que suscitó el aplauso de sus seguidores.

No obstante, pese a las preguntas de los medios, rehusó desvelar el nombre del primer ministro pues “por respeto” esperarán a informar primero al presidente Mattarella, previsiblemente el lunes.

Lo que sí reiteró es que ni él, ni el jefe del M5S, Luigi Di Maio, presidirán el próximo Ejecutivo, pero consideró que podrían estar al frente de algún Ministerio que no desveló.

Sobre el futuro primer ministro, Salvini dijo que se trata de un “buen nombre”, un candidato “equilibrado que satisface” a ambos partidos.

Se trata de “una persona de valor, de espesor y reconocida que, hasta ahora, puede que ni siquiera haya votado nunca por el M5S o la Liga, al igual que, en mi opinión, algunos ministros”, indicó.

Di Maio, que anunció el acuerdo en un acto electoral en Téramo (centro), aseguró que el nuevo “primer ministro es un amigo del pueblo y por lo tanto del M5S”.

Quedan ahora “a la espera” de que Mattarella les convoque y Salvini exigió que “nadie imponga vetos” sobre el nombre acordado, pues desde el punto de vista constitucional es competencia del presidente de la República la designación del primer ministro.

“Esperamos que nadie imponga vetos a una elección que representa la voluntad de la mayoría de italianos”, destacó el dirigente, que obtuvo alrededor del 17 % de los votos el 4 de marzo y que unirá fuerzas al más votado en solitario, el M5S, que superó el 32 %.

En cualquier caso rechazó apoyar a Di Maio como primer ministro si el jefe del Estado no acepta el nombre consensuado.

En los últimos días los analistas apuntaban que Salvini había dado su beneplácito a que el primer ministro lo propusiera el M5S con tal de que no fuera Di Maio, pues su intención es equilibrar la influencia de las formaciones dentro del futuro Gobierno.

Y las principales apuestas se dividen en cuatro personas, todos hombres: el jurista Giuseppe Conte; el economista Andrea Roventini, o los diputados del M5S Alfonso Bonafede, abogado muy próximo a Di Maio, y Vincenzo Spadafora, expresidente de Unicef Italia.

En cuanto a los ministerios, las únicas certezas son que Salvini ha pedido para su partido el de Interior, pues entre sus prioridades está el control del flujo migratorio, y el M5S quiere controlar uno que integre Desarrollo Económico y Empleo, afirmó hoy Di Maio.

Este binomio, el del “anti-casta” M5S y la antieuropeista LN, han cerrado ya un “contrato para el Gobierno del cambio” que ha provocado el rechazo de parte de la política y de los mercados.

Algunas de las prioridades que figuran son la expulsión masiva de inmigrantes, una drástica bajada de impuestos, cuestionadas políticas de subsidios, matizadas críticas a la Unión Europea y la petición de revisar los Tratados y la política monetaria comunitaria, entre otros asuntos.

En un nuevo ejercicio de democracia directa, tan practicada en la formación, el M5S sometió el texto a su militancia, que lo aprobó el viernes con más del 94 %, en una consulta a través de su plataforma de internet.

La LN ha hecho lo mismo y ha dispuesto alrededor de mil urnas por todo el país en las que han votado casi 215.000 personas, de las que el 91 % dijo “sí”, según un comunicado difundido a los medios, en el que se califica el resultado de “óptimo”.

Los dos partidos se preparan ahora para comenzar su andadura al frente del Ejecutivo y Di Maio, ante la multitud que le escuchaba en la ciudad de los Abruzos, proclamó: “lo que cambia es que desde la próxima semana el M5S llegará al Gobierno del país”.