La CSU bávara marca sus diferencias con la ultraderecha ante los comicios regionales

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU). EFE

Berlín, 15 sep (EFE).- La Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) del ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, marcó hoy diferencias respecto a la ultraderecha, ante la caída de votos que pronostican los sondeos de los próximos comicios regionales para esta formación del bloque conservador de la canciller Angela Merkel.

“Siempre nos hemos distanciado claramente, en el lenguaje y en la forma de hacer política, de los extremismos de derechas. En nuestro partido hay tolerancia cero hacia el radicalismo derechista, como ante el antisemitismo, la xenofobia y la incitación a la violencia”, afirmó Seehofer, líder de la CSU, en un congreso pre-electoral celebrado en Múnich.

Baviera precisa “estabilidad”, prosiguió el titular de Interior de la gran coalición de Merkel, un factor que, a su juicio, garantiza el actual primer ministro de ese próspero “Land”, Mrkus Söder, quien buscará el refrendo de las urnas en los comicios regionales del próximo 14 de octubre.

Los sondeos apuntan a una fuerte caída de votos para la CSU, partido hermanado de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, que desde hace décadas ha gobernado casi ininterrumpidamente con mayoría absoluta en Baviera.

Se le pronostica un 35 %, un descenso histórico para un partido que en el pasado superó el 50 % y que llegó incluso al 60 % en 2003, pero que en las dos anteriores elecciones regionales, en 2008 y 2013, cayó ya al 43 y el 47 %, respectivamente.

Los últimos sondeos apuntan a un despegue de los Verdes, que quedaría como segunda fuerza con un 17 %, mientras que socialdemócratas, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y los llamados Electores Libres -una escisión de la CSU- quedarían empatados en un 11 %.

En la cuerda floja del listón del 5 % -mínimo para lograr escaños- están el Partido Liberal (FDP) y la Izquierda, formación esta última que nunca entró en la cámara regional bávara pero que ahora podría lograrlo.

Seehofer representó en la anterior legislatura, entonces desde la posición de primer ministro de Baviera, la crítica interna a la política de acogida de refugiados defendida por Merkel.

Con la formación de la actual alianza de Gobierno entre el bloque conservador de la canciller y los socialdemócratas pasó a asumir la cartera de Interior y exigir desde esa posición un giro derechista en la política migratoria.

Ello no ha hecho despegar a la CSU en cuanto a perspectivas de recuperación de su electorado tradicional en Baviera, sino que las encuestas han mostrado un progresivo desgaste.

Söder, un rival interno de Seehofer en el partido bávaro, asumió el puesto de jefe del Gobierno regional bávaro a principios de este año, pero este relevo tampoco ha hecho revertir los pronósticos adversos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion