Citan a marcha por “reos políticos” en Nicaragua y Gobierno anuncia réplica

La marcha más grande se espera que sea en Managua, escenario de las manifestaciones multitudinarias en la historia del país, ocurridas en los últimos cuatro meses, precisamente contra Ortega. EFE/Archivo

Managua, 10 ago (EFE).- Los manifestantes autoconvocados de Nicaragua llamaron hoy a marchas en varias ciudades este sábado para pedir la libertad de los “reos políticos” del Gobierno de Daniel Ortega, a lo que la Presidencia anunció una “contramarcha”.

La marcha más grande se espera que sea en Managua, escenario de las manifestaciones multitudinarias en la historia del país, ocurridas en los últimos cuatro meses, precisamente contra Ortega.

Los autoconvocados creen que al menos 135 personas están como “reos políticos”, tras haber sido “secuestradas” por las “fuerzas combinadas” del Gobierno, compuestas por policías, antimotines, parapolicías, paramilitares y grupos afines al Gobierno, que las capturan sin orden judicial ni delitos comprobados.

Por el Gobierno, la vicepresidente Rosario Murillo anunció que “mañana la caminata en Managua y en todo el país, durante el fin de semana nos manifestaremos exigiendo justicia y no a la impunidad, porque todos lo sabemos quiénes son los terroristas, los golpistas, los asesinos, los criminales”.

La también primera dama se refirió con estos calificativos a las personas que se oponen a que Ortega permanezca en el poder después de que unos 317 a 448 personas han muerto en protestas contra su administración desde el 18 de abril, aunque el presidente únicamente reconoce 197.

Al respecto, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, afirmó que sueña “con una Nicaragua sin ‘faraones’ y ‘oprimidos’, en donde se respete la dignidad y los derechos de toda persona, en donde renunciemos a intereses particulares para compartir nuestros bienes e intereses en paz y justicia, y en donde disentir del poder no sea un delito”.

Todo ocurrió mientras el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, discutió por teléfono la situación de Nicaragua con el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, días después de que el canciller nicaragüense, Denis Moncada, fracasara en su misión de ver al papa Francisco.

Los fieles católicos del país, que son mayoría en Nicaragua, cerraron hoy la fiestas populares más grandes del país, en honor a Santo Domingo de Guzmán, en una sobriedad inusual, como forma de apoyo a los obispos, que han sido a sido señalados como “terroristas” por el Gobierno.

Ante esta crisis, la Organización de Estados Americanos también anunció que cerró la lista de 12 países que conforman el “Grupo de Trabajo” creado por el Consejo Permanente del organismo para buscar una solución a la crisis de Nicaragua.

El grupo fue compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guayana, México, Panamá y Perú.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”, lo que Ortega ha negado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion