Cali, Monterrey y Santa Ana compiten por albergar Juegos Panamericanos Júnior

El presidente del Comité Olímpico de El Salvador, Eduardo Palomo, habla hoy, martes en San josé (Costa Rica). Palomo comentó a Efe que la ciudad de Santa Ana invertiría al menos 40 millones de dólares en caso de ser elegida como sede y supondría una oportunidad para promover el deporte entre los jóvenes de ese país que enfrentan diversos riesgos sociales y mejorar el desarrollo humano. EFE

San José, 26 mar (EFE).- El Comité Ejecutivo de la Organización Deportiva Panamericana (Panam Sports) decidirá este miércoles entre las ciudades de Cali (Colombia), Monterrey (México) y Santa Ana (El Salvador), la sede de los primeros Juegos Panamericanos Júnior 2021.

La elección se llevará a cabo durante la reunión del Comité Ejecutivo de Panam Sports que se desarrolla esta semana en Costa Rica junto a reuniones de las comisiones de Nuevos Eventos, Mujeres en el Deporte, Desarrollo Deportivo y Marketing.

El presidente de Panam Sports, el chileno Neven Ilic, declaró a Efe que la sede que se escogerá debe reunir diversas características, entre las cuales se encuentra la seguridad y comodidad para los atletas, instalaciones deportivas adecuadas e inversión garantizada para la organización del evento.

El objetivo de estos juegos, que albergarán competencia en al menos 30 disciplinas deportivas, es dar un impulso a las nuevas generaciones de deportistas entre los 18 y 22 años, que muchas veces no son tomados en cuenta o carecen de apoyo para su desarrollo.

“Es una generación que en nuestros países queda un poco abandonada por falta de recursos, pero con un evento de alto nivel se hace más fácil invitar a gobiernos, comités olímpicos y federaciones a invertir”, explicó.

Ilic comentó que la idea de estos Juegos Panamericanos Júnior nació de una vivencia propia durante los 12 años que dirigió el Comité Olímpico de Chile.

“La renovación de atletas, los atletas del futuro, es una situación que no tenemos solucionada. Los recursos son reducidos y los usamos casi siempre para los deportistas que se preparan para los grandes eventos como los Juegos Panamericanos”, dijo.

Ilic aseguró que por esta razón existe “una deserción tremenda y una frustración” de los atletas jóvenes, pero se mostró convencido que los Juegos Júnior ayudarán a impulsar el desarrollo de los jóvenes deportistas del continente.

“Los ganadores de medalla de oro en los Juegos Panamericanos Júnior clasificarán a los Juegos Panamericanos de 2023 y eso va a obligar a que se invierta, a incentivar a los deportistas jóvenes, a tratarlos como profesionales, darles oportunidades y ese va a ser el éxito de los Panamericanos Júnior”, manifestó Ilic.

El presidente del Comité Olímpico de El Salvador, Eduardo Palomo, comentó a Acan-Efe que la ciudad de Santa Ana invertiría al menos 40 millones de dólares en caso de ser elegida como sede y supondría una oportunidad para promover el deporte entre los jóvenes de ese país que enfrentan diversos riesgos sociales y mejorar el desarrollo humano.

“Apelamos a los criterios del Comité Olímpico Internacional (COI) de que los juegos sean en ciudades donde normalmente no ha habido oferta olímpica, que se descentralice, que se utilicen los juegos para crear un motor de desarrollo humano. Santa Ana no ha tenido inversión en últimos 50 años y con los juegos tendría un escenario multieventos, se renovaría la piscina olímpica y el Estadio Óscar Quiteño”, afirmó Palomo.

Por su parte, el presidente del Comité Olímpico de Colombia, Baltazar Medina, explicó que Cali es una ciudad que cuenta con infraestructura para acoger los juegos y que también serviría al país para demostrar sus “evidentes progresos en desarrollo deportivo”.

“Serán unos juegos de gran categoría por el nivel técnico. Para Cali sería una oportunidad grande para darle utilización al gran legado en infraestructura deportiva, la ventaja nuestra es que la ciudad está lista”, apuntó.