Alta dependencia de importaciones agrícolas debilita a México, dice ministro

MEX8405. VILLAHERMOSA (MÉXICO),26/03/2019.- El director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) de México, Bosco de la Vega, durante su participación en el EFE Forum, este martes en la ciudad de Villahermosa, en el estado de Tabasco (México), donde consideró difícil que el país alcance, en algunos años, la autosuficiencia alimentaria. Ese objetivo es una de las 25 prioridades del Gobierno del presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, el cual tiene como meta producir en el país los alimentos básicos y estratégicos que demanda la población. «Si no trabajamos, de manera integral, toda la cadena de pequeños, medianos y grandes productores no vamos a lograr la autosuficiencia alimentaria», dijo De la Vega durante su participación en el EFE Fórum sobre agricultura que se celebra este día en la Universidad Autónoma de Tabasco.EFE/Jamie Ávalos

Villahermosa (México), 26 mar (EFE).- La alta dependencia de importaciones agrícolas y alimentarias hace vulnerable al país, alertó este martes el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Manuel Villalobos.

«No podemos estar en manos del mercado externo para satisfacer los requerimientos de alimentos para la población», dijo Villalobos en una conferencia magistral que dictó durante su participación en el EFE Fórum sobre agricultura que se celebra este día en la Universidad Autónoma de Tabasco, en el municipio de Villahermosa.

En este evento organizado por la Agencia EFE en el suroriental estado de Tabasco, el ministro destacó que «la alta dependencia de esas importaciones hace vulnerable al país».

Precisó que para un desarrollo incluyente y sustentable «la autosuficiencia alimentaria resulta imprescindible» y para ello el incremento de la productividad agrícola, principalmente en las pequeñas unidades de producción, contribuirá a producir lo que consume el país y evitar la importación de alimentos básicos.

Recordó que en 2018 las importaciones de granos básicos ascendieron a 23 millones de toneladas, el equivalente a unos 4.910 millones de dólares.

En relación al consumo nacional, en 2018 el país importó el 82,2 % de maíz amarillo, el 4,7 % de maíz blanco, 86 % de arroz, 13 % frijol, 70 % de trigo, 39,3 % de carne de cerdo y 3,8 % de lácteos.

Por lo que resulta obvio que el país debe concentrar sus esfuerzos en estos productos.

Ante tales cifras, Villalobos dijo que los productores, de todo tamaño -pequeños, medianos y grandes- «son actores fundamentales del cambio en la política agroalimentaria que busca la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo el 1 de diciembre.

Expuso que su participación contribuirá a un crecimiento económico del campo que garantice suficiente oferta interna de alimentos y materias primas agrícolas, lo cual será esencial para garantizar la seguridad alimentaria y hacer efectivo el derecho humano a la alimentación.

Recordó que en el caso del sector agrícola los dos objetivos estratégicos que busca el gobierno son: rescatar al campo de las condiciones de abandono en que se encuentra y alcanzar la seguridad alimentaria nacional con soberanía.

Villalobos, quien se encargó de la clausura del foro, dijo que todo el sector es consciente de que en México «existe un gran rezago en el desarrollo económico y social».

En particular en el medio rural, y principalmente en la región del sur-sureste del país, por lo que «entre todos habremos de corregir» dicha problemática.

«El respaldo y apoyo al campo mexicano resulta esencial para garantizar la seguridad alimentaria y hacer efectivo el derecho humano a la alimentación», señaló el funcionario en el cierre de su discurso.

La región sureste de México, que comprende los estados de Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán, ha sido señalada constantemente por el presidente Andrés Manuel López Obrador como una zona prioritaria, junto con el sur del país, a desarrollar durante su administración.