Al Sisi toma el relevo de la Unión Africana en “el año de los refugiados”

El presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi. EFE/Archivo

Adís Abeba, 10 feb (EFE).- El presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, asumió hoy la presidencia temporal de la Unión Africana (UA) y prometió centrarse en la lucha contra el terrorismo y el extremismo, dos de los temas que, junto a la migración, ocuparán la agenda del organismo este año.

“El extremismo y el terrorismo son las mayores amenazas del continente. Durante mi presidencia, me voy a centrar en abordar estas y otras cuestiones”, dijo Al Sisi durante la ceremonia de apertura de la XXXII Cumbre Ordinaria de la UA en Adís Abeba.

El mandatario egipcio hizo estas declaraciones después de que su homólogo ruandés, Paul Kagame, le trasladara la presidencia para este año y le cediera su puesto en la tribuna.

El jefe del Estado egipcio también enfatizó la importancia de que la UA comience nuevas iniciativas que se centren en una de sus “principales prioridades”, como es la migración, e instó al resto de mandatarios africanos a promover “iniciativas de alto nivel” al respecto.

Su elección para el cargo ha sido, sin embargo, criticada por organizaciones internacionales ante las posibles repercusiones a nivel de derechos humanos que esta decisión pueda tener.

“Durante el tiempo que lleva en el poder (en Egipto), el presidente Al Sisi ha demostrado un escandaloso desprecio por los derechos humanos. Bajo su mandato, el país ha sufrido un declive catastrófico de los derechos y libertades”, dijo este viernes la directora de Amnistía Internacional (AI) para el norte de África, Najia Bounaim.

Jefes de Estado y de Gobierno se reunirán desde hoy y hasta mañana, lunes, para tratar temas de la agenda de la UA, como los refugiados internos, la migración o la creación de un pasaporte africano, siendo 2019 “el año de los refugiados” para esta organización.

Bajo el lema “Hacia soluciones duraderas en los desplazamientos forzosos en África”, el continente pretende afrontar esta crisis que, según la agencia de la ONU para Refugiados (Acnur), les afecta especialmente.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien también se encontraba en el acto de apertura, elogió a África nuevamente por “mantener sus fronteras abiertas, ser amable con los países vecinos y sentar ejemplo para el resto del mundo”.

“A pesar de los desafíos económicos, sociales y políticos del continente, los gobiernos y las personas africanas han mantenido las fronteras, las puertas y los corazones abiertos a millones de personas necesitadas”, afirmó Guterres.

El secretario general de la ONU también expresó su decepción hacia el hecho de que el resto del mundo no esté siguiendo el ejemplo marcado por África, que definió como “un estándar de una solidaridad de oro”.

Kagame, el presidente saliente de la UA, también aprovechó al ceremonia de apertura para hacer repaso de su mandato y elogió a la organización panafricana por elegir a los refugiados como su tema a abordar este año.

“Debemos seguir construyendo una UA fuerte y creíble. La agenda de esta cumbre refleja la capacidad de nuestra unión para enfrentarse a las prioridades del continente”, dijo Kagame antes de abandonar la presidencia.

Según él, el Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA) entrará en vigor en cuestión de semanas, ya que cuenta con el apoyo de un número suficiente de países como para que sea ejecutable.

“El AfCFTA se firmó hace menos de un año y ahora está a solo unas semanas de entrar en vigor gracias al ritmo acelerado de la ratificación”, dijo ante los líderes africanos.

Este acuerdo busca fortalecer los fragmentados mercados africanos para competir en el escenario internacional junto a otros grandes bloques y afecta a 1.200 millones de personas con un producto interior bruto (PIB) combinado de más de 2 billones de dólares.

Según las previsiones de la UA, el tratado incrementará el comercio interno regional por valor de unos 35.000 millones de dólares al año, lo que para 2022 supondría un aumento del 52 % y un descenso de las importaciones externas de unos 10.000 millones de dólares.

Kagame también hizo referencia al fin de la reforma de la UA, un proyecto que se le encomendó en 2016 junto a nueve expertos africanos de diferentes ámbitos y partes del continente, cuyas renovaciones habían sido aprobadas en su mayoría, pero no implementadas.

La etapa final de este proyecto sería la adopción de un pasaporte africano, una cuestión que lleva más de dos años en la agenda de la UA y que cuando entre en vigor, permitirá a los ciudadanos de los 54 países africanos viajar por todo el continente sin necesidad de pedir visados.